IES Las Encinas

lunes, 16 de noviembre de 2015

Y el mar se convirtió en música...

Las olas del mar son un instrumento muy poderoso, al menos de energía. Cuando ellas tocan tierra es como si unos largos y finos dedos acariciasen las notas del piano. Y justamente esta ha sido la visión del arquitecto croata Nikola Basic, que ha decidido convertir esta repetitiva acción en algo armonioso y agradable.
‘Morse Orgulje’, lo que se puede traducir como ‘órgano majestuoso’, fue diseñado en 2005. Es la estrella indiscutible de la ciudad (ahora musical) de Zadar en Croacia. Un espectáculo increíble. Los canales de este órgano conectan 35 tubos, cada uno conectado a su vez a diferentes cadenas musicales. Así obtiene de forma natural los sonidos. Las notas que desprende son puramente aleatorias, dependen de como las olas imparten contra el órgano. Y así, se crea la magia: