IES Las Encinas

martes, 1 de diciembre de 2015

La música... ¿para quién?

lunes, 16 de noviembre de 2015

Y el mar se convirtió en música...

Las olas del mar son un instrumento muy poderoso, al menos de energía. Cuando ellas tocan tierra es como si unos largos y finos dedos acariciasen las notas del piano. Y justamente esta ha sido la visión del arquitecto croata Nikola Basic, que ha decidido convertir esta repetitiva acción en algo armonioso y agradable.
‘Morse Orgulje’, lo que se puede traducir como ‘órgano majestuoso’, fue diseñado en 2005. Es la estrella indiscutible de la ciudad (ahora musical) de Zadar en Croacia. Un espectáculo increíble. Los canales de este órgano conectan 35 tubos, cada uno conectado a su vez a diferentes cadenas musicales. Así obtiene de forma natural los sonidos. Las notas que desprende son puramente aleatorias, dependen de como las olas imparten contra el órgano. Y así, se crea la magia:


domingo, 8 de noviembre de 2015

No sólo Wolfgang era un genio

A todos nos han contado una historia sesgada, una historia a medias: la historia del hombre. Sobre el papel de la mujer se corrió un tupido velo que parece haberla hecho desaparecer de los libros. En el caso de nuestra historia, la de la música, ese hecho es muy evidente. ¿Cuántas compositoras o intérpretes conoces? ¿Recuerdas el nombre de alguna mujer? ¿Acaso no las hubo o, simplemente, se las obvió? Un ejemplo brutal es el que describe el siguiente artículo sobre la familia Mozart, publicado en ABC, y al que llegué gracias a Silvia Requena, coordinadora del proyecto de coeducación de nuestro centro. Lean y reflexionen...

"La familia Mozart no solo tuvo un genio, sino dos. Más desconocida que la de Wolfgang Amadeus es la historia de Maria Anna, que compartía con su hermano el talento musical pero los escollos que tuvo que sortear frustraron su carrera.

Su padre, el compositor Leopold Mozart, músico de la corte, comenzó a enseñar a tocar a Maria Anna cuando ella tenía solo ocho años, su hermano pequeño, con tres, estaba siempre a su lado.

Según el Smithsonian, Leopold escribió en una carta en 1764: «Mi niña toca las partituras más difíciles que tenemos... con increíble precisión y de manera excelente». «Mi pequeña, con tan solo 12 años, es uno de los músicos más hábiles de Europa».
Wolfgang Amadeus Mozart llegó a decir que estaba «asombrado» con el talento para la composición de su hermana. Y se carteó con Maria Anna para elogiarla: «Tengo el temor de no componer tan bien como tú, la canción que escribiste es hermosa».

Apodada «Nannerl», recibió críticas muy favorables en todo el Viejo Continente, con profesionales rendidos ante su habilidad, similar a la de su hermano. Pero al contrario que el Mozart más conocido, la joven tuvo que anteponer su pasión por hacer frente a la crisis económica que atravesaba su familia. Así, su padre dio por terminada su gira cuando la joven cumplió los 18 años y ya era elegible para casarse.

Ahora, las experiencias de esta otra Mozart, la desconocida, llegan a las tablas gracias a la obra de teatro «The Other Mozart», escrita por Sylvia Milo.

Milo ha asegurado a «The Huffington Post» que como la familia Mozart «arriesgó todo» tratando de promover a Wolfgang, solo concebían que ese genio fuese el fruto de su sudor y sus apuros.

«Las decisiones que Leopold tomó eran absolutamente lógicas. Tuvieron el sentido común de priorizar la supervivencia de la familia. Yo no lo culpo», aseguro Milo.

«Sin embargo, la sociedad era tal que, aunque había mujeres compositoras, eran los hombres los grandes beneficiados, pudiendo mostrar su trabajo ante la nobleza. Las mujeres no podían competir. Si ellas hacían dinero con su música, se las consideraba prostitutas. Y eso no era lo que quería la familia de Nannerl Mozart. Ni siquiera le dieron la oportunidad de planteárselo», asegura.

Para más información:

¿Qué fue de Nannerl Mozart? 
Mujeres en la historia.

martes, 3 de noviembre de 2015

El mapa interactivo de los géneros musicales

http://everynoise.com/engenremap.html

¿Te imaginas una nube donde a golpe de click puedas escuchar todos los estilos musicales del mundo?

Pues sí, ¡existe! Se llama Every Noise at Once y consiste en un mapa interactivo que contiene una cantidad inmensa de ritmos musicales diferentes. Recorriendo su página puedes escuchar exactamente canciones de 1382 géneros.

Aunque la nube se encuentra algo difuminada, la distribución que apuntan en la web es la siguiente:

  • Cuanto más abajo los géneros son más orgánicos/naturales
  • Arriba, más eléctricos
  • A la izquierda más densos/evocadores
  • A la derecha algo más punk y agitados

También da la opción de acceder a través de una lista de Spotify aquí. ¡Alucinante! ¡GRACIAS! ;-)

Info obtenida en http://blog.muwom.com

sábado, 24 de octubre de 2015

La música de PI


3,1415926535... Tod@s hemos trabajado con este número en matemáticas.  Lo conoces ¿verdad? ;-) Efectivamente, el número Pi, uno de esos que llamamos irracionales por tener infinitas cifras decimales. 

Se ha escrito mucho sobre este misterioso número pero lo más interesante para nosotros es que, además, ¡también se ha hecho música con él! En la siguiente creación el compositor le ha asignado una nota de la escala menor armónica de LA a cada uno de los números que forman el número PI y éste es el resultado… 



viernes, 16 de octubre de 2015

¿Humanamente imposible?

Nuestra voz es un instrumento melódico, el más perfecto de todos cuantos existen. Sin embargo, en lugares remotos como Mongolia, han buscado formas de conseguir que una persona pueda producir ¡dos sonidos a la vez! A esta técnica, que nosotros llamamos canto armónico, los mongoles la llaman Sygyt y es precisamente lo que nos muestra la cantante Anna-Marie Hefele en el siguiente vídeo...


martes, 6 de octubre de 2015

LISTADO DE ADMITIDOS Y SUPLENTES 2015/16





Esta tarde ha sido muy intensa para nuestro proyecto... Se presentaron 32 aspirantes para 10 plazas y eso ha hecho muy difícil la tarea de selección para los que estábamos al otro lado. En el enlace de abajo se encuentra la lista definitiva de admitidos y suplentes en Valencina. Vuestro primer ensayo será el próximo jueves (8 de Octubre).

Felicidades a los que se incorporan este año (¡bienvenid@s!) y mil gracias a todos los que hoy estuvisteis llenando de música el Instituto. Nos vemos en la próxima prueba...


¡Increíble INCREDIBOX!




Vas tarde si todavía no has probado esta app... Incredibox es una aplicación on line con la que podrás crear ritmos a partir de sonidos y efectos vocales. Yo la conocí en su primera versión pero desde entonces ha mejorado muchísimo. Divertida, fácil y creativa.  Además, después podrás compartir tus creaciones y publicarlas directamente en facebook y twitter. ¡Vamos allá, PULSA EN LA IMAGEN DE ABAJO! ;-)





martes, 29 de septiembre de 2015

¡Qué pasada!





¿Le damos un poco de ritmo a la semana? ;-) A mi este videoclip de OK Go  me ha parecido sorprendente y espectacular. Se trata de su último single, I won´t let you down, rock alternativo, inteligente, con un punto retro y un concepto de «sincronización» que está a otro nivel.

Por cierto, los uniciclos eléctricos en que van montados los miembros de la banda son los UNI-CUB de Honda. Lo más simpático es que tras unos minutos estarás preguntándote: pero… ¿Cómo han podido rodar eso? ¿Realmente no hay cortes? ¿Eso era una grúa, un globo, un dron o… magia pura? ¡A disfrutarlo!

Fuente: Microsiervos.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

The Wikisinger

La acústica de una sala es muy importante a la hora de grabar o reproducir algún tipo de sonido, ya que éste puede cambiar completamente dependiendo de las condiciones del espacio en el que se reproduce. La acústica arquitectónica estudia el control del sonido, tanto del aislamiento entre recintos habitables (casas, cuartos o habitaciones), como del acondicionamiento acústico de locales (salas de conciertos, teatros, etc.), amortiguándolo mediante materiales blandos, o reflejándolo con materiales duros para que la construcción o la estructura del lugar permita el máximo aprovechamiento del sonido o bien hacer que el sonido disminuya y no traspase los muros o paredes.

El director Vincent Rouffiac publicó un vídeo en el que intenta demostrar el poder de la acústica en 15 espacios diferentes. El cantante Joachim Müllner,  llamado “the Wikisinger,” canta la misma canción en lugares diferentes y éste es el resultado... 



lunes, 14 de septiembre de 2015

¿Qué le hace la música a nuestro cerebro?




"Somos lo que somos con la música y por la música"
Facundo Manes


    Los seres humanos convivimos con la música en todo momento. Es un arte que nos hace disfrutar de tiempos placenteros, nos estimula a recordar hechos del pasado, nos hace compartir emociones en canciones grupales, conciertos o tribunas deportivas. Pero eso que resulta por demás natural, se produce a través de complejos y sorprendentes mecanismos neuronales. Es por eso que desde las neurociencias nos hacemos muchas veces esta pregunta: ¿qué le hace la música a nuestro cerebro?
    Algunos científicos, a su vez, sugieren que la influencia de la música sobre nosotros puede haber surgido de un hecho fortuito, por la capacidad de esta para secuestrar sistemas cerebrales construidos para otros fines, tales como el lenguaje, la emoción y el movimiento.La música parece tener un pasado extenso, tanto o más que el lenguaje verbal. Prueba de ello son los hallazgos arqueológicos de flautas construidas con hueso de ave, cuya antigüedad se estima de 6.000 a 8.000 años, o más aun de otros instrumentos que podrían preceder al homo sapiens. Existen diversas teorías sobre esta coexistencia íntima con la música en la evolución. Algunas de estas se dieron porque al estudiar la respuesta del cerebro a la música, las áreas claves que se ven involucradas son las del control y la ejecución de movimientos. Una de las hipótesis postula que esta es la razón por la que se desarrolló la música: para ayudarnos a todos a movernos juntos. Y la razón por la que esto tendría un beneficio evolutivo es que cuando la gente se mueve al unísono tiende a actuar de forma más altruista y estar más unida. 

    Escuchamos música desde la cuna o, incluso, en el período de gestación. Los bebés, en los primeros meses de vida, tienen la capacidad de responder a melodías antes que a una comunicación verbal de sus padres. Los sonidos musicales suaves los relajan. Se sabe, por ejemplo, que niños prematuros que no pueden dormir son beneficiados por los latidos de la madre o sonidos que los imitan.

    La música está considerada entre los elementos que causan más placer en la vida. Libera dopamina en el cerebro como también lo hacen la comida, el sexo y las drogas. Todos ellos son estímulos que dependen de un circuito cerebral subcortical en el sistema límbico, es decir, aquel sistema formado por estructuras cerebrales que gestionan respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales; particularmente, el núcleo caudado y el núcleo accumbens y sus conexiones con el área pre-frontal. Los estudios que muestran activación ante los estímulos mencionados revelan un importante solapamiento entre las áreas, lo que sugiere que todos activan un sistema en común.

    Uno de los fundadores del laboratorio de investigación Brain, Music and Sound[cerebro, música y sonido], en Canadá, el científico Robert Zatorre describe así los mecanismos neuronales de percepción musical: una vez que los sonidos impactan en el oído, se transmiten al tronco cerebral y de ahí a la corteza auditiva primaria; estos impulsos viajan a redes distribuidas del cerebro importantes para la percepción musical, pero también para el almacenamiento de la música ya escuchada; la respuesta cerebral a los sonidos está condicionada por lo que se ha escuchado anteriormente, dado que el cerebro tiene una base de datos almacenada y proporcionada por todas las melodías conocidas.

    Estas memorias fueron la base para una original investigación, liderada por Agustín Ibáñez y Lucía Amoruso, que realizó el Instituto de Neurociencias Cognitivas (INECO) sobre mecanismos cerebrales que permiten anticipar acciones. Nuestro cerebro constantemente trata de anticipar qué va a suceder. Para analizar esto, les mostraron a expertos bailarines de tango vídeos en los que, según el nivel de experiencia, pudieran prever (o no) cuándo otros bailarines cometerían un error. Mientras ellos observaban, se registró la activación de ciertas regiones del cerebro con electroencefalograma de alta densidad. Esta investigación reveló que solo en los expertos, 400 milisegundos antes de que se iniciara la secuencia, la actividad cerebral ya anticipaba que iba a ocurrir un error. Existen circuitos en la corteza cerebral involucrados en la percepción, codificación, almacenamiento y en la construcción de los esquemas abstractos que representan las regularidades extraídas de nuestras experiencias musicales previas. La construcción de expectativas y su posible violación es clave para una respuesta emocional.

    La relación de la música con el lenguaje también es objeto de estudio. El procesamiento del lenguaje es una función más ligada al lado izquierdo del cerebro que al lado derecho en personas diestras, aunque las funciones desempeñadas por los dos lados del cerebro en el procesamiento de diferentes aspectos del lenguaje aún no están claros. La música también es procesada por los hemisferios derecho e izquierdo. Evidencia reciente sugiere un procesamiento compartido entre el lenguaje y la música a nivel conceptual. Pero la música parece ofrecer un nuevo método de comunicación arraigada en emociones en lugar del significado tal como lo entiende el signo lingüístico. Investigaciones muestran que lo que sentimos cuando escuchamos una pieza musical es muy similar a lo que el resto de la gente en el mismo lugar está experimentando. Por eso las melodías, en muchos de los casos, pueden trabajar en nuestro beneficio a nivel individual, al modular el estado de ánimo e incluso la fisiología humana, de manera más eficaz que las palabras. La activación simultánea de diversos circuitos cerebrales producida por la música parece generar algunos efectos notables: en lugar de facilitar un diálogo en gran medida semántico, como hace el lenguaje, la melodía parece mediar un diálogo más emocional.

    El área de la salud se vale de la música con el fin de mejorar, mantener o intentar recuperar el funcionamiento cognitivo, físico, emocional y social, y ayudar a lentificar el avance de distintas condiciones médicas. La musicoterapia, a través de la utilización clínica de la música, busca activar procesos fisiológicos y emocionales que permiten estimular funciones disminuidas o deterioradas y realzar tratamientos convencionales. Se han observado importantes resultados en pacientes con trastornos del movimiento, dificultad en el habla producto de un accidente cerebrovascular, demencias, trastornos neurológicos y en niños con capacidades especiales, entre otros.
    La música puede ser una herramienta poderosa en el tratamiento de trastornos cerebrales y lesiones adquiridas ayudando a los pacientes a recuperar habilidades lingüísticas y motrices, ya que activa a casi todas las regiones del cerebro. Estudios de neuroimagen muestran que tanto al escuchar como al hacer música se estimulan conexiones en una amplia franja de regiones cerebrales normalmente involucradas en la emoción, la recompensa, la cognición, la sensación y el movimiento. Las nuevas terapias basadas en la música pueden favorecer la neuroplasticidad -nuevas conexiones y circuitos- que compensan en parte las deficiencias en las regiones dañadas del cerebro. La música es física y anima a la gente a moverse con el ritmo. Cuanto más destacado es el ritmo, más radical y contundente el movimiento del cuerpo. El ejercicio físico puede ayudar a mejorar la circulación, a proteger el cerebro y facilitar la función motora. La música induce estados emocionales al facilitar cambios en la distribución de sustancias químicas que puede inducir estados de ánimo positivos y aumento de la excitación, lo que a su vez puede ayudar a la rehabilitación.

    Emoción, expresión, habilidades sociales, teoría de la mente, habilidades lingüísticas y matemáticas, habilidades visoespaciales y motoras, atención, memoria, funciones ejecutivas, toma de decisiones, autonomía, creatividad, flexibilidad emocional y cognitiva, todo confluye en forma simultánea en la experiencia musical compartida. Las personas cantan y bailan juntas en todas las culturas. Sabemos que lo hacemos hoy y lo seguiremos haciendo en el futuro. Podemos imaginar que lo hacían también nuestros ancestros, alrededor del fuego, hace miles de años. Somos lo que somos con la música y por la música, ni más ni menos.


    Facundo Manes es neurólogo y neurocientífico (PhD in Sciences, Cambridge University). Es presidente de la World Federation of Neurology Research Group on Aphasia, Dementia and Cognitive Disorders y Profesor de Neurología y Neurociencias Cognitivas en la Universidad Favaloro (Argentina), University of California, San Francisco, University of South Carolina (USA), Macquarie University (Australia). @manesf

    Artículo publicado en el diario El Pais

    sábado, 17 de enero de 2015

    El cerebro de los músicos es diferente a los demás

    Los científicos estudiaron el funcionamiento del cerebro cuando se escucha música y se sorprendieron de la cantidad de zonas del cerebro que se estimulaban.
    Pero cuando estudiaron el cerebro de aquellos que se dedican a interpretar y tocar algún instrumento se dieron cuenta la cantidad asombrosamente rápida de procesamiento de información en secuencias complejas que realizan.
    Aunque la investigación es relativamente nueva los neurocientíficos descubrieron  que tocar un instrumento involucra casi todas las áreas del cerebro a la vez .
    En el siguiente video de TED-ed entran en más detalles.



    Fuente: queteescuchen.com