IES Las Encinas

sábado, 30 de octubre de 2010

Cuando los hombres creyeron ser dioses



Desde Claves de Música quiero felicitar públicamente a nuestra compañera Irene Serrano, de 4º C, por la próxima publicación de su primera novela, Cuando los hombres creyeron ser dioses. Irene, te deseo lo mejor. ¡Suerte y buen camino! ;-)



Más información AQUÍ

viernes, 29 de octubre de 2010

Muere un icono




"La sorpresa, más que saber que se dejan de fabricar, es conocer que aún se fabricaban"
Microsiervos


Ha muerto un icono, un símbolo de las décadas de los 80 y los 90, el primer todoterreno de la música. Se trata del walkman de casete, el primer reproductor portátil que hizo furor entre los jóvenes y que supuso una verdadera revolución musical. La verdad es que en la era del mp3, el iPod y la calidad sin límites resulta sorprendente leer que "acaba de dejar de fabricarse" (lo daba por muerto hace años...) y por ello quiero aprovechar esta   oportunidad para mirar un poco atrás. 


Hay quien atribuye su invención a otros, pero oficialmente Sony es el padre del walkman, un término acuñado por la marca japonesa y adaptado hoy con naturalidad a nuestro vocabulario para definir cualquier reproductor portátil. Fue lanzado en 1979 y durante años reprodujo cintas magnéticas que perdían calidad con cada reproducción y se enrrollaban a la más mínima. Los que vivimos esa época sabemos lo que era "pasar la cinta" con un bolígrafo BIC o darle la vuelta a la cara A para escuchar la B. La era digital, el CD y formatos comprimidos como el mp3 o el AAC acabaron por dar la puntilla a este engorroso reproductor que tantas horas de música nos dio a los que vivimos esa época. En fin, unos llegan y otros se van. 

jueves, 28 de octubre de 2010

Dynamite a capella por Mike Tompkins

Natalia, de 2º de ESO, me envía este vídeo. Hemos visto varias canciones versionadas de esta forma pero tengo que reconocer que ésta está muy bien. Ya me decís...

 

domingo, 24 de octubre de 2010

Grooveshark: una alternativa a Spotify



Vaya por delante que mi intención con este post no es cuestionar las bondades de Spotify, una aplicación que está cambiando nuestra forma de escuchar música al tiempo que ofrece nuevas alternativas a las compañías discográficas. A mi me parece genial pero creo que algunas cositas si se le pueden criticar... La primera y más obvia es al aumento de esos incómodos anuncios que aparecen cada dos canciones (entiendo que hay que financiarse de alguna forma pero es que a veces es excesivo ¿no creéis?); las segunda es la necesidad de instalar un programa en el ordenador y tener que andar buscando invitaciones para abrir una cuenta; la tercera es que no permite insertar la música en sitios web mediante reproductores flash o aplicaciones semejantes. Bien, pues esas son las ventajas que ofrece Grooveshark, la aplicación que os presento hoy, y que resume perfectamente Ángel Custodio en su blog:

"Puedes utilizarlo desde cualquier sistema al ser accesible desde cualquier navegador que tenga instalado el plugin de Flash, no hace falta crearse una cuenta de usuario para escuchar música. Si te registras, podrás guardar canciones en una espécie de librería, crear listas de reproducción, favoritear canciones, buscar listas de otra gente, ver las canciones y listas más populares o recientes… Además de poder agregar contactos, pudiendo así ver sus listas o canciones favoritas y seguirlas. Y atención, que hay más: Puedes subir música de tu ordenador para así tenerla en la nube y escucharla desde donde sea.

Además, el reproductor es mucho más completo y personalizable. Puedes ir añadiendo canciones y ver la carátula del disco de cada una. Todas se van añadiendo a una línea temporal y puedes arrastrarlas a ella, moverlas por la línea, crear una lista de reproducción, eliminarlas una a una o todas de golpe. Además, puedes compartir esa canción que estás escuchando y enviarla a Twitter, Facebook, Stumbleupon (integrados directamente), a un contacto o por email. Eso generará un enlace que al hacer click se 

abrirá la página el reproductor de Grooveshark y ale, a escuchar.
Otra de las funciones que tienes para compartir es crear un widget (es decir, un reproductor "insertable" en una web o un blog). Seleccionas las canciones o la lista de reproducción que quieres compartir y te lleva a una página que te genera un widget/reproductor en Flash (en la entrada de Inma Shara lo utilicé para insertar la canción de La vida es bella)  con las canciones que has seleccionado, pudiendo modificar colores, altura y anchura, dándote después la posibilidad de incluirlo directamente en multitud de servicios web con el código HTML correspondiente. En este aspecto es sorprendente. Además, si lo que haces es compartir una lista, cada vez que la modifiques los cambios se reflejarán en el widget (y sin publicidad como le ocurre a Goear...).
Otro aspecto muy positivo de Grooveshark es la función Radio. En cualquier momento que estés escuchando una canción, haces click en el botón que activa esta función y el sistema te va sugiriendo canciones conforme las vas escuchando. ¿Que una no te gusta? Fácil, le das al icono representativo de “no me gusta” (un smiley triste) y la canción saltará automáticamente para sugerirte otra y borrando la anterior, con lo que al final, si todas te han gustado, puedes guardar la línea temporal como una lista de reproducción."

Bueno, supongo que no contará con un volumen de canciones tan grande como Spotify pero desde luego es una opción más que recomendable. Ya me conteréis... ¡PINCHA AQUÍ!

jueves, 21 de octubre de 2010

Inma Shara



"Admiro la generosidad que no espera nada a cambio"


Extracto de la entrevista con Inma Shara en el diario El Mundo (19/10/2010)

Siente "obsesión" por la música y eso la llevó a convertirse en una de las únicas mujeres al frente de una orquesta sinfónica. Inma Shara (Amurrio, 1972) cree que los músicos son "herramientas" de su arte y que, como tales, su función es "acercarla a la gente". Da igual los gustos. [...] La música clásica está en nuestras vidas aunque a veces no nos demos cuenta". Además, según su opinión, "tendemos a encasillar y la música es simplemente un transmisor de sentimientos. Un lenguaje que nos permite comunicarnos" [...]


Todo el mundo tiene su propia banda sonora. [...] La suya es la de 'La vida es bella', no tanto por su sonido como por su mensaje: "La vida no es fácil, aunque no llegue a los límites que se ven en esta película. Pero debemos trabajar para creer en ese mundo de ilusiones. Darle esa importancia al concepto de felicidad".
¿Qué siente cuando se coloca frente a una orquesta? "Me fascina cómo conecta con ese aspecto de la comunicación humana en el que sobran las palabras. Llega directamente al corazón y a los sentimientos. Es un lenguaje que nunca se queda corto".

lunes, 18 de octubre de 2010

Yael Naïm


Hace unos días vimos en clase de Ética un vídeo que le ha encantó a la gente de 4º de ESO...


...el caso es que es que hoy ha vuelto a clase pero esta vez para conocer a la cantante de esa canción tan especial. Se trata de Yael Naïm y aquí está el videoclip (¡gracias Miriam!). ¡A mi me encanta! ;-)



Por cierto, ya podéis compartir en Tuenti las entradas de nuestro blog. Sólo tenéis que pulsar en el botón de Compartir en Tuenti que está justo debajo del título de la entrada.  

domingo, 17 de octubre de 2010

Música callejera


Otro ejemplo más de interpretación colectiva... Me lo ha mandado Laura, de 4º C. ¡Gracias por la aportación!


jueves, 7 de octubre de 2010

¡Flutebox + Beatbox!


Mirad que vídeo me he encontrado en el blog de unos buenos amigos. Es realmente espectacular...


lunes, 4 de octubre de 2010

Musicogramas



Un musicograma es una representación gráfica de una obra musical,  "una forma de aprender a ver con los oídos y escuchar con los ojos".  Normalmente en un musicograma aparecen reflejados los elementos más importantes de la musica (ritmo, forma, textura, etc.) con colores, formas geométricas o cualquier elemento gráfico que ayude a la comprensión visual de la obra.  Os dejo a continuación dos ejemplos muy distantes entre si: el concierto de Brandemburgo nº 6 de J.S. Bach y Artikulation, de Ligeti.