IES Las Encinas

viernes, 29 de octubre de 2010

Muere un icono




"La sorpresa, más que saber que se dejan de fabricar, es conocer que aún se fabricaban"
Microsiervos


Ha muerto un icono, un símbolo de las décadas de los 80 y los 90, el primer todoterreno de la música. Se trata del walkman de casete, el primer reproductor portátil que hizo furor entre los jóvenes y que supuso una verdadera revolución musical. La verdad es que en la era del mp3, el iPod y la calidad sin límites resulta sorprendente leer que "acaba de dejar de fabricarse" (lo daba por muerto hace años...) y por ello quiero aprovechar esta   oportunidad para mirar un poco atrás. 


Hay quien atribuye su invención a otros, pero oficialmente Sony es el padre del walkman, un término acuñado por la marca japonesa y adaptado hoy con naturalidad a nuestro vocabulario para definir cualquier reproductor portátil. Fue lanzado en 1979 y durante años reprodujo cintas magnéticas que perdían calidad con cada reproducción y se enrrollaban a la más mínima. Los que vivimos esa época sabemos lo que era "pasar la cinta" con un bolígrafo BIC o darle la vuelta a la cara A para escuchar la B. La era digital, el CD y formatos comprimidos como el mp3 o el AAC acabaron por dar la puntilla a este engorroso reproductor que tantas horas de música nos dio a los que vivimos esa época. En fin, unos llegan y otros se van. 

2 comentarios:

Lisbeth dijo...

Pues en casa todavía escuchamos los villancicos en casettes, te tienes que pasar media hora rebobinando...

Elena Álvarez Bautista. 2ºA dijo...

Yo en mi casa conservo aún casettes, aunque cada vez van ganando más terreno los Cds