IES Las Encinas

domingo, 17 de enero de 2010

Saltando barreras


La música es un lenguaje universal. No distingue colores, razas, religiones o sexos. Transmite sin más y, como por arte de magia, comunica y emociona llenando de vida miles de sonidos invisibles. El lenguaje de signos, como la música, es una forma de comunicación asombrosa, eficaz, muy expresiva y casi universal, que todos deberíamos aprender, por los menos en su forma más básica, para hacer el mundo un poquito más accesible. ¿Qué ocurre cuando se unen estos dos lenguajes universales? ¿Cómo escucha la música un sordo?






A todas esas personas que, desde su silencio interior, nos enseñan a escuchar el mundo con el corazón.

2 comentarios:

María Rodríguez Salas 1ºB dijo...

Es muy interesante.

Pinganillo dijo...

A pesar de ser un lenguaje que no entendemos todos, considero que es un lenguaje precioso que hace a las personas mas sensibles como el que ama la musica. Hoy en dia es un lenguaje mas en nuestra sociedad que deberiamos aprenderlo tuvieramos o no la necesidad.